viernes, 17 de octubre de 2008

VAMOS DE BODA !!!


Así empieza el martirio de la época nupcial: qué me pongo?
Escotes, tirantes, palabra de honor, largos, estampados, lisos, vaporosos, volantes, colas...

Protocolariamente hablando hay ciertas reglas que no deben romperse.
Por ejemplo, quedan descartados: el blanco, el negro, las colas, los escotes demasiado pronunciados...



Nosotros vamos a saltarnos todas esas reglas y a recomendaros que apliquéis la siguiente máxima: se tú misma. 

Elige aquello que te represente, que sea fiel al estilo con el que te sientas cómoda; seas clásica, hippy, alternativa, punky, JAMÁS TE DISFRACES!!! excepto en el caso de que tengas la suficiente personalidad (o el suficiente morro) para defender un look mítico como los de los siguientes ejemplos: Rita Hayworth, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Sofia Loren...ellas pueden ser tus grandes aliadas. El mundo del cine siempre es una gran fuente de inspiración.



Pero centremos el tema, volviendo a las reglas que marca el protocolo, a las que hacíamos antes referencia, nosotros personalmente recomendamos romperlas sin ningún tipo de pudor. Aunque en el caso del color blanco, y todas sus variantes, si que debe quedar reservado exclusivamente a la novia.

Un vestido negro puede sacarte de un apuro, si es esa tu elección, acuérdate de buscar complementos que te ayuden a rematar tu imagen.
No se trata de ponérselo todo encima e ir muy recargada, apúntate a aquello de "menos es más". Haz una buena selección de los complementos que tengas a tu alcance. Recuerda que estamos tratando de definir tu personalidad, tu estilo, siempre debes jugar con tu imagen sin alejarte de ti misma. Si en tu vida normal, no utilizas tacones de aguja no se te ocurra colocártelos para una boda porque te sentirás incómoda e insegura. Unas sandalias planas son igual de elegantes (siempre que cubran unos pies cuidados).



Una silueta que está últimamente muy de tendencia y que favorece a la mayoría de las mujeres, es el corte imperio. Son aquellos vestidos en los que el pecho queda ceñido y justo desde debajo de este, comienza el vuelo del vestido, que puede ser hasta la rodilla, hasta el suelo o incluso acabar en una cola. Es una fantástica opción para lucir cuello, hombros, brazos y escote.

"SI NO PUEDES SER ELEGANTE, SE EXTRAVAGANTE"

GARABCOSTURA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...