lunes, 7 de marzo de 2011

Working girl


Hola de nuevo!

Qué tal va todo? Yo, últimamente  no se administrarme el tiempo, lo intento pero no hay manera. Os pido disculpas por el retraso en las actualizaciones. Intentaré compensaros con el tema de hoy: estilismo para una entrevista de trabajo.

En general, cuando nos presentamos a una entrevista de trabajo, a pesar de los nervios que se puedan sentir, nuestra intención es ofrecer la mejor imagen posible a todos los niveles. Seguridad, serenidad, seriedad, responsabilidad, simpatía, carisma, eficacia, templanza, ... Debe ser muy complicado transmitir todo esto en un momento como ese, una entrevista de trabajo, en el que te sientes expuest@. Pero hay que hacer el esfuerzo, de eso se trata.

Un pequeño truco que a todo el mundo le funciona, me imagino, para aportar y/o transmitir seguridad es "vestirse bien". No me refiero a vestir marcas o a invertir mucho dinero, si no a utilizar prendas que te sienten bien, que te favorezcan y que causen una buena sensación, intentando que no te disfracen, hay que recordar que estas ofreciendo una versión de ti mis@ pero mejorada no transformada.

Las prendas de vestir que vayas a utilizar deben estar (POR SUPUESTO), limpias, planchadas y en perfecto estado.
Es indispensable una buena higiene personal, es patético recordarlo, sí, pero también necesario.
Procura llevar el pelo (lavado) retirado de la cara, que queden visibles tus rasgos faciales. Puedes utilizar una diadema (DISCRETA), una coleta, ..., que sea un peinado sencillo, nada de recogidos ni cosas complicadas.
El maquillaje debe ser ABSOLUTAMENTE natural y debe servir para que ofrezcas una imagen de frescura. Procura corregir los pequeños defectos (granitos, rojeces, manchitas, ...), igualando tu tono de piel. No abuses de los polvos, es terrible esa especie de "tempura facial" que algun@s se hacen pensando que, de ese modo, están más favorecid@s. Para nada, cari, para nada!! No intentes broncearte con maquillaje para la entrevista de trabajo, solo conseguirás un terrible efecto "máscara" que es totalmente 1996 (EL PEOR AÑO EN CUANTO A ESTILO DE TODA LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD, lo viví muy a fondo y se de lo que estoy hablando). Un poquito de máscara de pestañas y un poquito de brillo labial en algún tono natural acabarán de rematar tu maquillaje.

Perfúmate pero de manera ligera, muy sutilmente. Tu perfume no debe convertirse en el ambientador del despacho donde te estén haciendo la entrevista.

Hagamos un poco de recapitulación: hasta ahora todos los consejos que habéis podido leer giran alrededor de una premisa clara, la naturalidad. Esa debe ser la sensación más importante que debes transmitir. NATURALIDAD NO SIGNIFICA QUE PUEDAS ERUCTAR-RASCARTE-MOCOS-"PALUEGOS"- ... significa que logres estar tranquil@, sin parecer despistad@; atent@, sin parecer esquizoide; elegante, sin parecer prepotente...

Los accesorios deben ser discretos y en el menor número posible. Aquí no vale aquello de: ME LO PONGO TODO ASÍ SEGURO QUE ACIERTO!! No, cari, no! Recuerda naturalidad y sutileza. Guarda los rascamoños, zarcillos, peinas, collares de vueltas, gargantillas, tiaras y coronas para "otras" ocasiones. Less is more.

Volvamos a las prendas de vestir, que deben estar limpias, planchadas y en perfectas condiciones. Deben representar tu estilo pero en una versión mejorada.
No estamos mintiendo, ofrecemos lo mejor de nosotros mismos.

Puedes elegir entre muchos colores, muchas posibilidades y combinaciones pero debemos huir de aquellos demasiado estridentes (fucsia, naranja, morado, azul eléctrico, verde pistacho, ...) Son colores que transmiten energía y dinamismo pero también cierta falta de seriedad y rigor. Es mejor decantarse por colores más aburridos pero MUCHO más adecuados en el ámbito profesional: blanco, gris, camel, los tonos pastel, ... Tu vestuario debe transmitir seriedad, tenacidad, estabilidad, ... Si la entrevista es para trabajar en alguna discoteca o sala de estriptis, no me hagas ni caso, lee la entrada y haz justo lo contrario, jejejejeje!

Para entender mejor el texto de hoy debéis ver, y disfrutar, una película en la se observa claramente como se adapta el look a los diferentes pasos laborales que se deben o deberían dar. Yo aprendí a disfrutarla gracias a mi profesora de estilismo e imagen personal, Susana Brieva. La película a la cual me refiero es "ARMAS DE MUJER" de Melanie Griffith, titulada en su versión original "WORKING GIRL", de ahí el título de la entrada de hoy.

Como siempre, espero que os sirvan de mucho los consejos del blog.

Si tenéis alguna duda, hacédmelo saber.

Besetes Costureros
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...