lunes, 13 de junio de 2011

Blanca y radiante II (última hora)


Esta mañana si habéis leído el blog sabréis que, uno de los consejos que os he dado para conseguir un look perfecto de novia es saber elegir los zapatos. Pero he cometido un error, más que un error ha sido un olvido. Se me ha olvidado hablar sobre la pedicura (y manicura, claro cariiii!!)

El "olvido" me lo ha hecho ver Pepe, muy sensibilizado con el tema ya que ha sido víctima esta mañana, mientras se dirigía tranquilo y relajado a su trabajo, de la terrible visión que supone unos pies mejilloneros. Unos pies de esos con talones en los que puedes rallar nuez moscada...

Que decir tiene la importancia de lucir unas manos, uñas incluidas, cuidadas y arregladas el día de tu boda. Pero CUIDADO!!!!!!! Cuidado con la longitud de las uñas si te las pones postizas. No queremos ser Lobezno y tampoco cortar el pastel nupcial a zarpazos.

Pasamos a los pies. Si, los pies son como Teruel, también existen!!!

Tanto si has elegido zapato cerrado como si tu elección han sido unas sandalias, pon tus pies a punto. En cierta cadena de supermercados tienes elementos a precios más que asequibles (democratización de la cosmética  para hacer un correcto mantenimiento, al menos, de tus talones y los deditos. Con la pedicura acude, como siempre os recomiendo, a un/una profesional.

De verdad, podéis llevar encima el vestido más caro del mundo o los zapatos más exclusivos, que si, al caminar, levantáis el talón y está más negro y agrietado que las ingles de Marujita Diaz, solo hay una palabra que se puede aplicar ante semejante panorama: CEEEEEEEERD@!!!!!!!!

En la noche de bodas quieres llenarle a tu pareja las piernas de arañazos con las grietas de tus talones?

Y que quede claro, y bien claro, que el cuidado de los pies y manos es unisex. Se trata de ser limpios y limpias.

TO BE CONTINUED
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...