jueves, 9 de agosto de 2012

Las "buanabis" (o lo que ha sido toda la vida una muerta de hambre)

Hola! 
Cómo están mis lector@s favoritos del mundo mundial?
Yo acabo de volver a casa, he estado de "chopin" por el centro de Valencia, por la calle Colón, una de mis calles favoritas de la ciudad en la que vivo. Me he comprado dos pitillos de H&M DE LA TALLA 31 (soy un flaco bello), dos camisetas DE LA TALLA S de PULL&BEAR y un pantaloncito corto vaquero de esta misma firma. Como podéis leer compro en tiendas de lujo...

Da muchísima ilu ir cambiando de talla de ropa de más a menos, aunque toda la que me había comprado en invierno se me ha quedado gigante y ya no me vale. Es el precio de estar cada vez más buenorro (si, no tengo abuela). 
En esta nueva etapa de cuerpo esbelto que estoy viviendo he acabado entendiendo perfectamente a Mariah Carey. MARIAH, TE ENTIENDO TANTO CUANDO DECIDES VESTIRTE CON PRENDAS QUE TE QUEDAN TAN CEÑIDAS QUE PARECES ENVASADA AL VACIO. A mi también me apetece cada vez más vestirme a base de tubos de lycra, aunque yo, por el contrario que la cantante de los grititos más agudos del mundo (esa cantante que pone a prueba cualquier sonotone de última generación), si que me pondría ropa interior bajo la ropa... La ropa interior también es ropa, y está para gastarla, que luego llegan los roces, las rojeces y las infecciones.



Bueno, voy a centrarme en el tema con el que hoy intentaré estimular vuestro punto "R" (de la risa), LAS "BUANABIS".
Y vosotr@s os preguntaréis de que fucking pussy estoy hablando.
En el diccionario RAMÓN-ESPAÑOL ESPAÑOL-RAMÓN, buanabi viene a ser la típica "quiero y no puedo", la de "soy rica pero solo me llega pa gastar en Deliplus", la de "soy doctora en microbiotecnologia aplicada a la robótica" y luego resulta que solo es aficionada a montar maquetas de LEGO, la de "yo también tengo esa crema de Biotherm", "yo también tengo esa camiseta de Galliano", "yo también tengo un reloj Rolex", "yo lo adquiero en cualquier parafarmacia",... Y VA Y RESULTA QUE TODO LO QUE DICE QUE TIENE NUNCA SE LO VES PUESTO!!!!!!!. 

No os habéis encontrado nunca con alguien así?

Al principio son personas que te llaman la atención, en el fondo tod@s somos un poco materialistas, y cuando alguien alardea de todas esas posesiones tan caras te deslumbra con sus oros (más falsos que los sentimientos de amistad y cariño entre los colaboradores de Sálvame). Es inevitable.
Las buanabis suelen tener dominado aquello de las entradas espectaculares, son como una linterna hacia la cara, como un pezón que se asoma en el escote, como un testículo que te saluda por el camal de un bañadorcito, como un moco en la nariz de la persona con la que estas hablando,...
pero este tipo de personas tiene un despiadado enemigo: EL TIEMPO.

Esa gran frase que las madres repiten mucho (me imagino que pensando en que sea el tiempo el que acabe de una vez con el fantástico aspecto de Isabel Preysler), "EL TIEMPO PONE A CADA UNO EN SU SITIO".

Que gran verdad! A las buanabis, el tiempo, las va situando en su casilla correspondiente. Las baja del pedestal, de la cima de la montaña de cartón piedra en la que se han auto colocado. Les vas pillando mentiras, suelen ser algo cortitas y a cada persona de su círculo le cuentan una cosa distinta, luego las personas lo ponen en común y se descubre el pastel (los amigos hablamos a las espaldas de los amigos, es una regla no escrita que funciona desde hace décadas y afloja las tensiones que surgen normalmente). 
Quién no ha discutido con una amiga por un buen par de zapatos de plataforma? (me imagino que las monjas no discutirán entre ellas por esto, aunque los curas...)

Es el mismo tiempo el que hace que las veas meterse hasta las ingles en sus propias mentiras (las llegan a defender de formas tan absurdas y desesperadas que te entran ganas de "darlas" un valium bebible), en como ellas mismas te dicen una cosa el viernes por la noche y va y resulta que el sábado por la mañana hacen EXACTAMENTE lo contrario. Las ves como defienden su aparente alto standing de una manera tan desesperada que, en un principio te da mucha rabia pero acabas sintiendo una profunda pena. Te das cuenta de que son personas (estoy hablando en femenino pero sirve para ambos sexos), que jamás lograrán ser felices. Intentar vivir en una farsa de luz y de color a los ojos de los demás requiere demasiada energía y resulta tan agotador que no te quedan fuerzas para ser feliz y disfrutar de las amistades, las lejanas y las cercanas, que al final son las posesiones más importantes que tenemos fuera de nuestra familia.
Quedarse sin amigos es quedarse sin nada (y si encima tu ropa y accesorios son del grupo INDITEX es muy triste).
Espero que no tengáis que sufrir en vuestras preciosas, tersa y bronceadas carnes a cualquiera de las buanabis que andan sueltas por la calle, que las hay a montones, como las moscas en verano.

Os quiero, os adoro y sois lo más grande que tengo después de mis pechos.

Me hacia falta escribir esto.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...