domingo, 16 de febrero de 2014

Crónica de la Fashion Week de Madrid 1ª parte

Despertarse pronto es un asquito en general, pero cuando tienes que hacerlo porque te espera Madrid y su SEMANA DE LA MODA, parece que se afronta con otro espíritu, con más alegría que cuando llaman a Leticia sabater para hacer un bolo en TorreMolinos.


El viernes 14 de febrero, San Valentín para las emparejadas - San "Quéasco!" para las solteras, me sonó la alarma del tlf a las 5:30 de la mañana, había que ducharse, afeitarse, exfoliarse, hidratarse, perfumarse, vestirse y volver a perfumarse, cargar con la maleta (que tenía lista dos días antes, con más cambios de ropa que un espectáculo de Malena Gracia) y salir "ejcopetao" en dirección Capital de España.

El AVE me llevó rapidico rapidico a Puerta de Atocha, de allí con el cercanías a Nuevos Ministerios y de ahí a Plaza España con el metro, para llegar al hotel donde descansarían mis caderas entre tanto desfile, flashazos, modelis, postureos varios y mucha mucha mucha blogger, pero mucha mucha (y todas iguales vestidas pensando, cada una de ellas, que eran iconos absolutos del estilo instauradas en una exclusividad que acaba cuando la mayoría de las cosas que llevas tú tiradas por encima las visten las demás "exactamanta" igual que tú). 

Mercedes-benz-fashion-Week-Madrid-people

Un toque de marbelleo (con ese bolso dorado en plan Las Vegas) y unos buenos zorros siempre quedan muy de chica bien aficionada a la moda pero dándole su toque.

Mercedes-benz-fashion-Week-Madrid-people

Todos los maromos peinados y "barbados" igual. Parecía que había una máquina de clonar maricas.

Mercedes-benz-fashion-Week-Madrid-people

Caris, cuidado con los tejidos texturados que además brillan. Te ponen kilos encima más fácil que al empanar las galletas del desayuno.

Eso sí, antes de ir a disfrutar del mundo fashion me metí, entre pecho y espalda, un menú de comida rápida con su tonelada y media de patatas fritas y salsas adictivas varias.
La primera impresión al entrar en el recinto ferial era la de estar asistiendo al choque espacio temporal entre la manifestación del orgullo gay en pleno Chueca contra la manifestación por el orgullo de llevar mechas de gorro en pleno barrio de Salamanca, gayers a cienes y cienes y pijas a tope de power. 
En muchos momentos mi persona humana, yo mismo, dudaba al no saber si me encontraba en la MERCEDES BENZ FASHION WEEK DE MADRID o EL SALÓN DEL MANGA DE BARCELONA, de la cantidad de disfrazadas y disfrazados que por allí apretaban el culito y sacaban pecho, me imagino que esperando a ser descubiertas por la caza talentos-ojeadora-pitonisa particular de la revista Vogue-Telva-Elle-Hola... También hay que aclarar que mayoritariamente se trataba de chiquillos y chiquillas muy jóvenes y con mucha fantasía en el pelo (por decirlo de alguna forma), aunque también se podía encontrar "gente experimentada de la vida" hecha un auténtico circo de luz y de colooooor, de luz y de coloooooooor...
¿Es necesario todo ese despliegue de medios para acudir a los desfiles?
¿Es una manera de celebrar la moda o de "celebrarse" a uno mismo?
¿Regalan, en Madrid, la silicona y derivados al comprar el vestido de chulapa? Había caras con más trabajo arquitectónico que La Puerta de Alcalá.
¿Qué se demuestra con esos atuendos? ¿Conocimientos de moda? ¿Conocimientos de Instagram? ¿Atrevimiento?¿Valentía?¿O estar loca del pussy?

Y no solo los desconocidos anónimos de a pie lucían palmito por allí. También los famosos y los populares acudían a ver a sus diseñadores favoritos o a dejarse ver para desmentir rumores de muerte por sobredosis de laca para el cabello... Hay que estar en la brecha aunque sea a base de pelearse con los de seguridad en los accesos a los desfiles, aunque después estuviesen todo el rato hablando con la de al lado o simplemente posando y posando, cual niñata aficionada a fotografiarse bien de veces y a compartirlas con desconocidos en todas las redes sociales.

mercedes-benz-fashion-week-madrid-people

Mucha mariliendre con el amigo gayer empindongados hasta la médula y tan fashion que mareaban.

mercedes-benz-fashion-week-madrid-people

Chicas de "menos es más" muy acertadas y estilosas. Vivan las camisas blancas!!

mercedes-benz-fashion-week-madrid-people

He acabado de las mechas californianas hasta la pepitilla. Ya basta!! Váis todas iguales!!!!!!

mercedes-benz-fashion-week-madrid-people

Mucha mujer mormona o algo así, muy tapadas, muy de largo y en plan vendedora de La Farola.

mercedes-benz-fashion-week-madrid-people

Esto es lo que os comentaba de El Salón del Manga de Barcelona. Cuanto disfraz. Qué agotador ser así todo el rato!
Y una cosa quiero dejar clara: los botincitos de tacón "tumba olivos" acortan la pierna, por mucha media negra que te tires por encima, HOMBRE YA!

mercedes-benz-fashion-week-madrid-people

Más vendedoras de La Farola...

mercedes-benz-fashion-week-madrid-people

Mis chicas favoritas de todo el recinto ferial. Gloria bendita verlas caminar por allí derrochando estilazo.
.
Hasta aquí mi primer post dedicado a La Semana de La Moda de Madrid. Mañana más, que empezaré a contaros cositas sobre los desfiles a los que asistí.
También podéis estar al día de todo lo mío en facebook y twitter. Por cada nuevo follower una blogger de las cientos de miles que pisaban la moqueta ferial de IFEMA decide cerrar el chiringuito y ponerse con cosas serias de verdad (desmaquillarse antes de dormir, dejar el botellón, quitarse el esmalte de uñas de una buena vez, limpiarse los zapatos, airear la cazadora vaquera que le robó a un yonki y ponerse un bolso bueno en la cabeza y que la grabe una amiga con el móvil).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...